Masturbación en el hombre y el trastorno del impulso sexual.

 

Un estudio que una vez leí decía que un 94% de muchachos adolescentes admitían que se masturbaban. ¿Y qué de los hombres adultos? Siempre es difícil establecer la verdad absoluta en cualquier estudio sobre la sexualidad y el comportamiento sexual, porque están muy influenciados por lo que la gente se imagina que es normal, pero una cosa parece probable: la inmensa mayoría de los hambres se han masturbado en algún momento de sus vidas y muchos hombres lo hacen regularmente. Y debería pensar que muchos de nosotros - especialmente adolescentes - hemos sentido al menos algún sentido de culpa por eso.

 Bueno, nótese la palabra "admitían" en la conclusión del estudio científico arriba: ¿no implica algo casi bochornoso, para ser ocultado, para mantenerse en secreto? Es una triste reflexión de nuestras actitudes hacia la sexualidad que aún estamos sufriendo como residuo de la moral victoriana, cuando los muchachos eran desalentados de masturbarse bajo amenaza de ceguera, debilidad, locura, y así sucesivamente. En realidad, en un estudio llevado a cabo en los EE.UU.. en 1994, alrededor de la mitad de todos los hombres y mujeres que se masturbaban dijeron que se sentían culpables por ello. 

Para algunos parece ser una forma inferior de expresión sexual - al menos al compararla con el sexo en pareja. Pero esto está sencillamente equivocado - es la forma más simple de placer sexual, y, libre de los complejos problemas que pueden rodear el sexo con una pareja, puede ser una manera simple y satisfactoria de responder al deseo básico humano. (Conozco a gente que cree que resistir al impulso sexual es signo de iluminación o evolución espiritual. Bueno, tienen derecho a su opinión. Supongo que no leen esta página, de todos modos.)

Otra causa de la culpa es la persistente influencia de la religión sobre lo que vemos como estándares aceptables de comportamiento moral. Según Betty Dodson, que adquirió fama por su esclarecido enfoque de la masturbación - ella realmente llevó a cabo clases para mujeres en los 1970´s y 1980´s para enseñarles cómo masturbarse - todos nosotros tenemos cierto grado de represión por la iglesia, es sólo que hay quienes lo superan mejor que otros. Esta autora ha apuntado que la masturbación debe ser celebrada, no permitir que induzca a culpa. Pero admite que superar la culpa puede ser difícil - porque muchos hombres, fueron inculcados de las manos de sus madres o padres a una edad muy temprana, a no tocarse "ahí abajo". Bueno, ¡nunca iba a ser menos efectiva una orden a un chico que esa! Pero seguramente la consecuencia de las dificultades de nuestras madres con nuestra inocente sexualidad siendo bebés pudo hacer que la experiencia y deleite de nuestros propios cuerpos fuera quitada de nosotros, o ¿estamos hechos para sentirnos avergonzados de alguna manera de nuestra masculinidad y de lo que podemos hacer con ella?: difícilmente una buena posición de la cual lograr verdadera salud emocional. 

La pregunta es, ¿qué pueden hacer los hombres para sentirse mejor masturbándose? Pienso que Ud. puede comenzar de la posición que los hombres lo hacen, se sientan culpables o no. La respuesta, entonces, cae en cambiar nuestras actitudes de manera de disfrutar de nuestra masturbación, y ciertamente celebrarla, como una parte esencial de nuestra masculinidad. Recuerdo a Julie Burchill, una columnista del periódico The Guardian del Reino Unido, volviendo a contar alguna de las respuestas que ella había tenido de hombres después de que ella escribió una columna sobre los hombres y la masturbación. Parece que los adolescentes, en particular, no discriminaban sobre cómo y con qué acababan - su elección de objetos para masturbarse variaba desde lo convencional como colchones y almohadas a cosas como melones, y, más raramente, barro (bien, es húmedo y sedoso, supongo.) Estos chicos estaban aprendiendo algo sobre sí mismos, su sensibilidad sexual, y la forma en que funcionaba su cuerpo.

Quizá nuestra masturbación se vuelve más controlada al ponernos más grandes (¿o quizá debiera decir "más aburridos"? - ¿un reflejo mecánico para descargar una función del cuerpo, en vez de uno de los pocos gloriosos momentos de placer?) pero aún sigue, incluso cuando los hombres tienen pareja sexual. Para los hombres heterosexuales, la masturbación a menudo es secreta, y una esposa que descubre (¿cómo?) lo que su hombre está haciendo no comprenderá, y dé por hecho que de alguna manera se refleja malamente sobre ella. Necesitamos explicar que es una parte normal de nuestra experiencia de masculinidad, una cosa saludable y gratificante. 

En 1994 la Dra Jocelyn Elders perdió su trabajo como cirujana-general de EE.UU. porque se atrevió a decir que la masturbación debería ser enseñada (¿por qué tenemos una actitud tan reprimida? Es casi como decir que no estamos facultados para aprender cómo obtener placer de nuestros cuerpos.) Ella dijo, "Es practicar para el sexo." Y así es: Puede ayudarle a aprender cómo controlar y retardar su sensibilidad de modo que el placer sea intensificado para ambos, Ud. y su pareja cuando llegan finalmente, y para algunos (quizá pocos) hombres, sea la base para aprender avanzadas técnicas sexuales como volverse multi-orgásmicos. Al menos es una cosa placentera y deleitable, en la que no tiene que preocuparse por nadie sino por usted mismo.


Recuerdo en Youth Camps como adolescente tomando parte en concursos de masturbación, donde la idea era ver quién podía acabar primero. No era una forma útil de aprender a ser un buen compañero sexual, pero me enseñó una cosa: los hombres jóvenes tienen una gran necesidad de aprender sobre sexo, y qué es normal, lo que no se satisface en la vida diaria. Entonces hacen cosas como concursos de masturbación para ver cómo se han desarrollado los cuerpos de sus amigos, y lo que pueden hacer con ellos. Nadie te enseña cuánto polvo es normal, ni cuán lejos "normalmente" dispara, o cuánto tiempo te lleva acabar - estas son cosas que tomamos o no, ya sea de nuestros hermanos más grandes, amigos, chismes de trasnoches en copas, o jactancia exagerada. Y aún si no lo aprendemos de esta manera, el resultado de esta información equivocada es que gastamos mucho de nuestro tiempo preocupándonos sobre si lo que hacemos es normal. Así, para que su mente descanse: lo que sea que haga es normal.

Bueno, es decir, normal para usted: pero eso no es suficiente, ya lo sé. Parece que todos necesitamos compararnos con otros para ver cómo encajamos en el gran espectro de la masculinidad. Y así, primeramente, parece ser que sólo cuando los hombres llegan a sus cincuentas el número fr los que no lo están haciendo regularmente cae debajo del número que sí lo hace. Hasta entonces, parece ser uno de los más largos trabajos que un hombre alguna vez acomete. Puede hacerlo todos los días siendo adolescente, pero al volverse más grande la frecuencia puede disminuir. Extrañamente, el estudio Sex in America (El sexo en los EE.UU.) de 1994, sugirió que la masturbación es realmente más común entre la gente que tiene una pareja sexual que entre aquellas que no - haga de eso lo que quiera. Pero si Ud. lee las cifras parece que tres veces por semana podría ser un promedio en los treintas, y quizá una vez a la semana alrededor de los cuarenta. Pero como con todo lo relacionado con el sexo, no hay reglas. Simplemente no lo exagere y Ud. se sentirá bien.

El único método verificado para agrandar el pene, es el método jelq de ejercicios naturales. A continuación presentamos el Manual profesional PeneXL, uno de los pocos métodos garantizados del mercado, con más de 5 años de experiencia y 35000 usuarios:

Ingresar al manual profesional PeneXL para agrandar el pene:

agrandar el pene

agrandar el pene